Buscador
Ver revista digital
Mujer Actual

Sumérgete al agua en tu periodo sin preocupaciones

Sumérgete al agua en tu periodo sin preocupaciones
© Pexels Sumérgete al agua en tu periodo sin preocupaciones

Lánzate al agua, porque nadar cambia el juego de las mujeres con la regla.

Nadar durante la menstruación es perfectamente seguro y puede ser beneficioso, ya que el ejercicio puede mejorar el dolor menstrual. Algunos temen que la pérdida de sangre sea visible en el agua. Al bañarse en el agua, la pérdida de sangre se reduce, ya que hay más resistencia al flujo sanguíneo contra el agua que contra el aire. Sin embargo, una vez fuera del agua, el flujo sanguíneo puede volver a empezar. Por lo tanto, puede ser útil llevar protección sanitaria: las copas menstruales son muy
eficaces para esto. Llevar ropa de baño más oscura también puede ayudar a aliviar la ansiedad ante las pérdidas.

Múltiples beneficios

Nadar durante la menstruación no sólo es seguro, sino que tu cuerpo puede beneficiarse de ello. Este ejercicio, en general, es estupendo para combatir los síntomas del periodo, tanto físicos como mentales. La natación, no sólo crea endorfinas en el cerebro que mejoran el estado de ánimo, sino que también libera beta-endorfinas, el analgésico propio del cuerpo. Estas sustancias químicas ayudan a quemar las prostaglandinas, las sustancias químicas que se liberan durante la menstruación y que provocan los calambres musculares.

Por otra parte, ¿conoces esa sensación de hinchazón que se produce cuando tienes la regla? El ejercicio te hace sudar esos líquidos adicionales no deseados y te ayuda a aliviar ese vientre hinchado. En general, si practicas ejercicio con regularidad, tendrás calambres más leves y un flujo más ligero que las que llevan un estilo de vida más sedentario.

¿Cómo controlar la menstruación mientras nadas?

Ahora que ya sabes que nadar es muy buen ejercicio para ti, la única pregunta que queda es ¿cómo puedes ir a nadar durante la regla? La mejor opción es utilizar una copa menstrual o un tampón. Funcionan con la misma eficacia en el agua que en tierra firme. Si decides utilizar un tampón, ten en cuenta que puede absorber una pequeña cantidad de agua mientras absorbe la sangre menstrual. Esto
o es perjudicial durante un breve periodo de tiempo. No obstante, es importante que te cambies el tampón inmediatamente antes y después de nadar, ya que el agua de la piscina y del mar puede contener bacterias que alteren el pH vaginal y provoquen infecciones. Sea cual sea la opción que elijas, recuerda controlar tu flujo y vaciar o cambiar regularmente tu protección.

Fotografías: Pexels.

Con información de INTIMINA.

Relacionado:

¿Te interesa el mundo del emprendimiento?
Conoce Emprendedor.com el medio lider en contenido de Ideas de Negocio, Startups, Finanzas, Noticias para emprendedores, Franquicias, Marketing, Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.